Saltar al contenido

Tener Sed

La Sed

¿Qué es la Sed?

La sed es el deseo de beber líquidos potables, lo que resulta en el instinto básico de los animales para beber. Es un mecanismo esencial involucrado en el equilibrio de líquidos.

Surge de la falta de líquidos o de un aumento en la concentración de ciertos osmolitos (compuestos que afectan a la ósmosis), como el sodio. Si el volumen de agua del cuerpo cae por debajo de cierto umbral o la concentración de osmolita es demasiado alta, las estructuras en el cerebro detectan cambios en los componentes sanguíneos y despiertan la sed.

La deshidratación continua puede causar enfermedades agudas y crónicas, pero con mayor frecuencia se asocia con trastornos renales y neurológicos. La sed excesiva, llamada polidipsia, junto con orinar en exceso, conocida como poliuria, puede ser un indicio de diabetes.

Existen receptores y otros sistemas en el cuerpo que detectan una disminución del volumen o una mayor concentración de osmolita. Algunas fuentes distinguen «sed extracelular» de «sed intracelular», donde la sed extracelular es la sed generada por la disminución del volumen y la sed intracelular es la sed generada por el aumento de la concentración de osmolita.

Cuándo es Normal Tener Sed

Es normal tener sed después de comer alimentos picantes o realizar ejercicios extenuantes, especialmente cuando hace calor. Sin embargo, a veces la sed es más fuerte de lo normal y continúa después de beber.

Incluso puedes experimentar visión borrosa y fatiga. Estos son síntomas de sed excesiva, que pueden indicar una afección médica subyacente grave.

Causas de Sed Excesiva

Las causas pueden incluir:

  • Comer alimentos salados o picantes
  • Enfermedad
  • Ejercicio intenso
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Quemaduras
  • Pérdida significativa de sangre
  • Ciertos medicamentos recetados, incluidos diuréticos y ciertos antipsicóticos

La sed excesiva o la sed que no se puede calmar pueden ser síntomas de afecciones médicas graves, como:

  • Deshidratación: esto ocurre cuando falta la cantidad adecuada de líquidos para que el cuerpo funcione correctamente. La deshidratación severa es potencialmente mortal, especialmente para bebés y niños pequeños. La deshidratación puede ser causada por una enfermedad, sudoración excesiva, demasiada producción de orina, vómitos o diarrea.
  • Diabetes mellitus: la sed excesiva puede ser causada por un nivel alto de azúcar en la sangre (hiperglucemia). A menudo es uno de los primeros síntomas notables de este tipo de diabetes.
  • Diabetes insípida: esta forma de diabetes ocurre cuando el cuerpo no puede regular los líquidos adecuadamente. Esto causa un desequilibrio y pérdida de agua en el cuerpo, lo que lleva a orinar y tener sed en exceso.
  • Diabetes insípida dipsogénica: esta condición es causada por un defecto en el mecanismo de la sed, lo que resulta en un aumento de la sed y la ingesta de líquidos con ir al baño frecuentemente.
  • Afecciones en corazón, hígado, o riñones
  • Sepsis: esta es una enfermedad peligrosa causada por una reacción inflamatoria severa de una infección con bacterias u otros gérmenes.

¿Siempre Sediento?

Otras razones por las que puedes estar más sediento de lo normal son:

Boca Seca

Cuando sientes la boca muy seca, puedes tener sed. Por lo general, sucede porque las glándulas en la boca producen menos saliva. Puede ser causado por medicamentos que tomas, los tratamientos para otras afecciones como el cáncer, enfermedades como el síndrome de Sjogren, daño a los nervios en la cabeza y el cuello, o el consumo de tabaco.

Si tus glándulas no producen suficiente saliva, puedes tener otros síntomas, como:

  • Mal aliento
  • Cambio de sabor
  • Encías irritadas
  • Lápiz labial pegado a los dientes
  • Saliva gruesa y fibrosa
  • Problemas para masticar

Anemia

La anemia significa que el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos saludables. Algunas personas nacen con anemia, mientras que otras la contraen más tarde. Hay muchas cosas que pueden causarla, incluidas enfermedades, una dieta deficiente o sangrado abundante.

La anemia leve probablemente no te dará sed, pero es posible que necesites más agua si la afección se agrava.

Otros síntomas incluyen:

  • Mareo
  • Sentirse cansado y débil
  • Tener piel pálida o amarillenta
  • Pulso rápido
  • Transpiración

Exceso de Sal en la Dieta

La sal extrae el agua de las células y obliga al cuerpo a conservar la mayor cantidad de agua posible, por lo que se orina menos cuando comes demasiada sal. Las células envían un mensaje químico al cerebro pidiendo más agua, y comienzas a sentir una sed excesiva. Reduce el consumo de sal y asegúrate de beber suficiente agua.

Pasar Demasiado Tiempo al Sol

Cuando llega el verano, pasas más tiempo al aire libre, ya sea en un parque, en una playa, en la montaña o en tu patio trasero. Incluso si no estás corriendo, puedes deshidratarte, especialmente a la luz del sol.

Si sabes que vas a estar fuera todo el día, asegúrate de tener a mano una botella de agua, sobre todo si vas a la montaña a caminar o a la playa a bañarte y jugar en la arena.

No Beber Suficiente Agua

La causa número uno para estar siempre sediento es no beber suficiente agua. Como buena regla general, bebe un vaso de agua con cada comida y dos entre comidas. Si te ayuda, configura una alarma en el teléfono y haz que suene una vez cada dos horas. También puedes leer «Cuanta Agua Beber«.

FUENTES: 1, 2, 3

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Además de Qué es la Sed te Puede Interesar:

Settings